Entre un grupo de muchas personas, siempre surgen ideas e iniciativas diferentes. En este caso, gracias a la iniciativa de Jon Ciaurri, (gracias Jon, por cierto), se planteó la posibilidad de juntar una fiesta de disfraces vintage y nuestro deporte favorito.
Así que allí nos plantamos el día 20 de diciembre de 2023, cerca de 25 personas con ganas de divertirnos, de jugar a squash (algunos un poco más que otros…) y de convertirnos, por un rato, en esos jugadores con raquetas minúsculas, pelucas y ropa mayormente blanca que ya entonces disfrutaban en la pista de squash.
Poco más que decir (más allá de mirar las fotos)… solamente esperar que el año que viene se repita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.