Con el invierno metido en las pistas de Squash cada vez nos das más pereza a todos bajar a jugar, porque nos sentimos como pingüinos en una nevera.

untitled.jpguntitled.jpguntitled.jpguntitled.jpguntitled.jpg
 

Además del frío que hace en las pistas, que es como estar en la calle, mucha culpa tiene la dichosa pelotita de dos puntos amarillos, que con las bajas temperaturas no hay quien consiga que bote en condiciones y habitualmente, nos encontramos con dos tipos de situaciones:
a)     Nos pasamos el partido dándole continuos zurriagazos para ver si logramos que de una vez llegue al cristal y, si algún punto dura más de 4 pelotazos.
b)     Nos dedicamos exclusivamente a hacer dejadas, con lo que la bola se queda como una piedra y los puntos son saque-volea-tanto.
 

En ambos casos, los partidos se convierten en algo exasperante, acabando con la paciencia de más de uno y con dolores bien en el brazo y hombro de tanto golpear o en las lumbares de tanto agacharse a por las dejadas y recoger bolas del suelo.
 

Aquí os queremos dar algunos consejos para que el nivel de participación no decaiga en estos meses de invierno, especialmente si la temperatura en la calle baja de 10-12ºC:
 

  1. Usa bola de punto rojo. Las bolas de Dunlop, se pueden llegar a poner como un potro loco y además son algo más grandes y más pesadas de mover, así que no son muy recomendables. Las que venden en Decathlon (marca Inersis) van bien. En Inglaterra hay clubes que tienen un termómetro junto a las pistas, con franjas de colores para saber que bola utilizar según la temperatura ambiente.
  2. Calienta y estira en la sala que hay junto a taquilla. Pasarás menos frío y evitarás coger resfriados.
  3. Usa ropa de abrigo hasta que rompas a sudar. Esto puede suceder durante el calentamiento de la bola o durante el primer set. Una sudadera cómoda y unos pantalones largos o mallas (la última moda), ayudan a romper a sudar. Y vuelve a ponerte la ropa según acabes el partido para no quedarte helado en el camino al vestuario.

Un saludo y a seguir disfrutando.